Crema de sandía

Siempre he dicho que es casi más importante la presentación que el producto. No es que su calidad deba estar en un segundo plano, sino que el modo de ofrecerlo captura nuestros sentidos, porque el ojo también come.

 

10152631_10203843432668520_1717874950576172208_nPor ese motivo me esmero a la hora de presentar cualquier plato, ya sea en casa o a la hora de diseñar un catering.

La crema que os propongo y que aparece en la imagen está ofrecida en dos versiones, como un chupito o servida en una copa de cóctel. Buscar nuevos recipientes es un camino de descubrimientos, y os soprenderá con un poco de atrevimiento, lo que nuevos continentes pueden hacer con un contenido.

La receta es sencilla: Batir trozos de sandía  (yo lo hago con la thermomix y es muy fácil) y servirla muy fría. Solo hay que añadirle un poquito de crema de nata (yo la prefiero vegetal) y una pizca de perjil seco o cualquier hirba aromática que os guste. El contraste de colores es lo que la hace apetecible, y si le añadís un bolita de sandía como en la imagen, resulta “la guinda del pastel”.

Podíes hacer cuantas versiones se os ocurran, pues un chorrito de licor puede darle un punto más alegre. Ya sabéis que la cocina es el arte de probar hasta el infinito y más allá.


facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailfacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

¡Comparte esta entrada con alguien!