Archivo de la categoría: Poesía

POETA. MIGUEL ALCANTUD

254563_2111716876229_7631962_nLe conocí hace años, pero a ambos nos pareció que no era la primera vez.

Miguel Alcantud tiene alma grande y corazón de poeta; esa difícil combinación que hace a los hombres algo más que simples humanos.

De su mano retomé la poesía, y siempre le he considerado mi “Maestro” en tan complejo arte.

Hoy 17 de enero, a las 19:30 h. en el Casino de Cartagena, se presentará una recopilación de su maravillosa obra: EL ÚLTIMO BARCO AL INFINITO.

Sirva esta entrevista para daros a conocer a un “hombre bueno y sabio, de sensibilidad infinita”, que seguirá deleitándonos con el sabor de unas palabras que no todos pueden “cocinar” tan bien como él.

El último barco al infinito

¿EL POETA NACE O SE HACE?

Poeta se nace. lo que ocurre es que casi todos llevamos un poeta dentro sin que la mayoría de las veces lo sepamos. Sucede también  que la poesía hay que trabajarla y sobre todo hacerla libre para que sea auténtica, por encima de prejuicios y tabúes

 

 ¿CUÁL FUE TU PRIMER POEMA?

 

Mi primer poema serio fue a raíz de la enfermedad y muerte de mi madre cuando yo tenía 14 años.

 

 

¿CÓMO SURGE LA INSPIRACIÓN?

 

Para mi llega en cualquier momento, pero sí es verdad que muchas veces la busco cuando tengo un momento de calma que invite a pensar.

 

 ¿NECESITAS MÚSICA PARA ESCRIBIR?

 

No necesito la música, pero ayuda e influye en el tipo de poesía que vayas a hacer.

 

 ¿SE PUEDE VIVIR HOY ESCRIBIENDO POESÍA?

 

Hoy por hoy, de la poesía es imposible vivir. Por desgracia así de claro lo afirmo.

 

DINOS UN COLOR CON EL QUE TE IDENTIFIQUES

 

Azul, por la influencia que tiene el mar en mi y mis sentimientos

 

 

UN LUGAR

 

Escocia, por la magia que la rodea.

 

 

UNA CULTURA

 

La egipcia, por la profundidad y por lo que fue aquella civilización.

 

 

UN SABOR

 

El chocolate, el mayor de mis pecados.

 

 

UN OLOR

 

La lavanda, me transporta a los sueños de la libertad.

 

 

UNA CANCIÓN

 

Cualquiera de Brassens, preferiblemente “ne me quites pas”; desgarradora.

 

 

UNA MELODÍA

 

El concierto de Aranjuez, puro amor.

 

 

UNA TEMPERATURA

 

Calor suave, la temperatura del cuerpo desnudo.

 

 

POESÍA

 

Hojas de hierba de Walt Withman uno de mis maestros en poesía.

 

 

UNA PELÍCULA

 

Casablanca, por el final sobre todo.

 

 

REALIDAD O MISTERIO

 

Misterio, siempre misterio, la realidad muchas veces es aburrida.

 

UN MOMENTO DEL DÍA

 

Noche, siempre noche.

 

 

SI TE APUNTO ALGUNAS PALABRAS, ¿PODRÍAS CONFECCIONAR A “VUELAPLUMA” EL INICIO DE UNA POESÍA? SERÍAN ÉSTAS: ROJO-TULES-AZUL-NOCHE

 

En el rojo de tu boca,

se quebraron los azules de mi noche,.

Cuánto amor y cuanta pena,

agonía…

Derroche..

                                &  &  &  &  &  &  &  &                                 &  &  &  &  &  &  &  &

EL TIEMPO DE LOS LIRIOS

Llegado el tiempo de los lirios,
saldré a recibirte desnudo de alma
entre palabras y vendrás conmigo
a los instantes pausados de la vida,
y nos veremos tal cual el alba nos dibuje,
con la piel dormida
y el ánimo limpio…
Llegada la hora de los siglos,
seremos el verso en carne vida,
unidos por el trémulo paisaje
de la distancia,
se secarán los llantos y las ausencias,
y tus manos serán sarmientos,
y tu vientre vino,
y dormiremos unidos por la tierra
serenamente verde en el recuerdo.

Vendrá tu boca a mi palabra
y tu mirada al fondo del abismo,
y sentiremos la sangre a borbotones
clavados en las cruces del destino eterno
que nos volvió la espalda
a las auroras del mar
hace demasiado tiempo.

Llegado el sueño de los gozos
seremos el cuerpo del delito
unidos por la pena de la carne,
dormidos,
sentidos,
en la expresión más dulce del destino.

Miguel Alcantud

 

Muchas gracias Miguel. Siempre.

 

ARRANCAR LAS EMOCIONES ESCRIBIENDO POESÍA

ME PERDÍ

 

Me perdí entre tus dedos y tus labios

persiguiendo lo imposible.

Tropecé.

Y tu aliento me hizo girar y retorcerme

y caer.

Me perdí cuando te escribía.

Cuando te amaba.

Y la esencia de lo imposible, me envolvía

sí, cuando te quería.

 

Regresé al que fue mi profundo abismo

Y cuando caía iba encontrando

las letras de tu voz ..

y las sábanas del revés

y la piel helada sin tus manos.

 

Me perdí una vez, y otra..

y no me hallaba.

Y arrancaba páginas al día.

Y los compases se escribían densamente, y en minúsculas

Y ya vino la tarde, y la noche

Y me encontraron tejiendo sueños,

Mudos, escritos en los velos de la ira..

 

Y hoy renace mi aliento

y toco la tierra, atisbando el día,

su sabor húmedo

y el denso presente,

que lento saborea

el recuerdo de mi mente

perdida.

 

 

Mar